Who doesn't like unsolicited advice by a total stranger?

Cuando ya no puedes más

Puede ser la primera vez que escuches el termino aversión a la lactancia. Descubrí este término a través del libro de Mayim Bialik sobre crianza y, la verdad, es que fue un momento de realización personal. Pasados unos meses, encontré la página www.breastfeedingaversion.com, muy recomendable para aprender más sobre qué es la aversión a la lactancia.

La aversión a la lactancia materna es un fenómeno que experimentan las madres que amamantan al amamantar. Me ha quedado muy repetitivo, pero es importante saber que la sufren madres que amamantan y no madres que no pueden dar el pecho por problemas de autoimagen, historial de abusos, etc.  Generalmente, son madres que han dado el pecho sin problemas y que han tomado libremente la elección de dar el pecho pero que, de un día para el otro, en el momento de amamantar sienten antipatía e incomodidad. Es posible que tenga pensamientos negativos, una sensación de claustrofobia mientras amamanta, no puede moverse, se siente atrapada. Zainab Yate lo describe muy bien en este artículo en inglés en la web Kellymom.

Si bien no creo que haya experimentado aversión a la lactancia materna (o al menos no en un grado muy elevado), creo que me estuve cerca. Es por eso por lo que el libro de Bialik fue una revelación. Entonces, ¿esto es normal? ¿Otras madres sienten lo mismo? Antes y durante mi período me pongo muy emotiva. Incluso antes de que mi período regresara, aproximadamente diez meses después del parto, podía sentir las olas de emociones, mii hijo estaba más nervioso y quería amamantar más, justo cuando quería que me dejaran en paz. La idea de otra media hora sentada en el sofá con él amamantando me asfixiaba.

Una vez que vi que lo que sentía estaba muy cerca de la aversión a la lactancia, empecé a hacer algunos cambios. Ten en cuenta que no estoy diciendo que haciendo esto o aquello superarás la aversión a la lactancia, solo digo que con algo de trabajo empecé a sentirme mejor.

Empecé a usar con más frecuencia el pañuelo de porteo
Son maravillosos! Sé que es contra-intuitivo llevar a tu bebé contigo cuando te sientes cansada de tenerlo encima todo el día, pero con el pañuelo los brazos, las piernas están libres.  Con el pañuelo, podía fregar, llevar al perro de paseo o preparar el desayuno mientras amamantaba. Hay que cogerle el truco, pero hay muchos modelos en el mercado, así como especialistas que pueden mostrarte diferentes modelos y enseñarte cómo usarlos.

Largas caminatas en la naturaleza mientras amamantaba
Esta fue la clave. Me comprometí a caminar al menos 30 minutos diarios. Íbamos mi perro, mi bebé y yo. A veces caminamos por el bosque, otras veces por la urbanización, a veces nos llovía y volvíamos antes, otras caminábamos más de una hora. Incluso recuerdo haber salido a las 10 de la noche cuando estaba comenzando con la dentición. Moverse me dio una sensación de libertad. El ejercicio me hizo sentir mejor y me ayudó a dormir.

Hacer algún tipo de ejercicio rápido mientras el bebé duerme
Esto, nuevamente, me dio cierto control sobre mi cuerpo. Sabía que con solo 5, 10 o 15 minutos podría hacer algo por mi salud, poner el corazón a trabajar y sentirme mejor. Hay muchos videos de entrenamientos tipo HIIT en YouTube. Si estás perdida, pero quieres intentarlo, te recomiendo visitar el canal de Lucy Wyndham, ya que tiene videos para todos los niveles de condición física e incluso tiene un par de videos con ejercicios postnatales.

Escuchar podcasts mientras amamanto
Para mi es mejor que ver la televisión porque no es tan molesto para el pequeño. Puedes ponerte los auriculares y escuchar. Si le gusta la historia y el cine, prueba You Must Remember This.

Obtener más tiempo para mí
Incluso si eso significaba cenar en mi habitación mientras mi esposo y mi hijo cenaban juntos. Ahora, mi esposo pone a mi hijo en la cama mientras llevo al perro a dar un largo paseo. Es la manera perfecta de relajarse después de un largo día cuidando sola a mi hijo.

Seguir las cuentas de IG que tratan este problema …
… principalmente Breastfeeding aversion. El problema es que no conozco a muchas mujeres que hayan amamantado durante tanto tiempo como yo, no puedo llamar a una amiga que ya haya pasado por esto para obtener ayuda. Temía que mis seres queridos sugirieran destetar a mi hijo. Sabía que quería continuar este viaje. Solo necesitaba un poco de aire para disfrutarlo.

Y con esta reflexión quiero acabar, la solución para la aversión a la lactancia materna no pasa por dejar de dar el pecho, lo único que se crea es más frustración a la madre. Si tu pareja, amiga o familiar está pasando (o crees que está pasando por esto), escúchala, ayúdala, hazle compañía y asume alguna de sus tareas para que pueda tener tiempo para ella misma.

Espero que esta publicación te haya ayudado a ti o a un ser querido. Busca ayuda profesional si la situación no mejora. En España puedes acudir a La Vía Láctea y a nivel internacional, a La Liga de la Leche. Hay una comunidad de mujeres que están pasando por lo mismo. No estás sola.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

%d bloggers like this: