Who doesn't like unsolicited advice by a total stranger?

La lactancia a lo largo de la historia o porqué tu madre a lo mejor no te entiende.

Unas semanas después de que naciese mi hijo, mi madre me preguntó si no me sentía como una esclava amamantando. Esta pregunta no la hizo con la intención de ofenderme, fue una pregunta sincera. En ese momento no entendía por qué me lo preguntaba o por qué había sugerido rápidamente el uso de fórmula como complemento ya que el bebé tenía un peso bajo al nacer y al pediatra le preocupaba.

Mi madre y yo somos de generaciones bastante diferentes. Igual a ti te ocurre lo mismo con tu madre o abuela dependiendo de tu edad, entorno y país de origen. Mi madre es una mujer de carrera, mi madre forma parte de la generación de mujeres que comenzó a trabajar en la oficina no para encontrar un marido, sino para tener éxito como parte de la fuerza de trabajo. Me llevó un tiempo entender su punto de vista. Si estás pasando por lo mismo, te sugiero que veas Good girls revolt (el libro también es excelente) y From 9 to 5 para comprender el mundo que nuestras madres (o abuelas) tuvieron que luchar para ver reconocido su valor.

new baby

En la década de 1970, la llamada Revolución Silenciosa comenzó y las mujeres inundaron universidades y comenzaron a romper techos dentro del mundo empresarial. La píldora le permitió a la mujer tomar el control de su vida y posponer (o evitar) la maternidad. Los movimientos feministas en ese momento solicitaron más guarderías para que la mujer pudiera seguir trabajando.

Para entonces, los fabricantes de fórmula estaban bien establecidos e implementaron una agresiva campaña de marketing contra la lactancia materna. La lactancia venía siendo devaluada desde el siglo XIX, cuando las clases altas contrataban nodrizas, mientras que las familias que no podían permitirse este gasto, compraron las primeras leches infantiles fabricadas: “La visión negativa de la sociedad sobre la lactancia materna, combinada con mejoras en el biberón, la disponibilidad de leche de animales y los avances en el desarrollo de la fórmula, llevaron gradualmente al sustitución de la alimentación materna.” ” Aunque la tasa de lactancia materna era del 90% en el siglo XX, disminuyó a aproximadamente el 42% en el siglo XXI “. (Historia de la alimentación infantil por Emily E Stevens, RN, FNP, WHNP , PhD, Thelma E Patrick, RN, PhD, y Rita Pickler, RN, PNP, PhD).

Todos estos factores: la entrada masivade mujeres en la fuerza laboral, los medios alternativos de crianza (fórmula, guarderías, biberones) y una opinión devaluada sobre la lactancia materna finalmente llevaron a su declive.

Décadas después,  las asociaciones de médicos y mujeres, como La Leche League, todavía están luchando para borrar los mitos sobre la lactancia y para apoyar a las nuevas mamás. La Organización Mundial de la Salud (OMS) alienta la lactancia materna y exige a los gobiernos que implementen medidas para garantizar que las madres puedan amamantar a sus hijos.

El hecho de que actualmente no trabaje es una fuente de preocupación para mi madre, para ella el trabajo es vital. Y no es que yo ya no sea ambiciosa o que no quiera tener éxito. Quiero ser madre y quiero trabajar, pero no veo cómo puedo hacer ambas cosas en un trabajo corporativo. Podría explorar otras posibilidades de trabajo que me permitan tener un ingreso y tener horarios más flexibles. Existe un mundo de posibilidades desde  las tiendas Etsy, a instructora de yoga, profesora de español a través de Skype, etc. Lo que a mí me preocupa a veces es pensar que si todas estas mamás trabajan fuera de la escala corporativa, nos arriesgamos a perder visibilidad. Por otro lado, pienso en todos los negocios que las madres están creando gracias a las nuevas tecnologías y creo que puede ser el comienzo de un cambio. Si lo que tenemos no funciona, tenemos que crear un nuevo sistema. Cada madre que comienza su propio negocio está ayudando. Todas las madres que suben en la escalera corporativa están ayudando. Todas las madres que piden mejores políticas de equilibrio entre el trabajo y la vida personal están ayudando. Tengo la esperanza de que poco a poco podremos completar la tarea iniciada por nuestras madres, abuelas y finalmente ser iguales en derechos no en un sistema diseñado por algunos hombres para su beneficio, sino en un sistema inclusivo que reconozca que el beneficio económico no es lo que más importa.

En cuanto a mi madre, después de dos años, creo que está empezando a entender el porqué su hija todavía amamanta. Le costó mucho esfuerzo así que si estás en el mismo barco, sé paciente y cariñosa que lleva tiempo.

vintage

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

%d bloggers like this: